¿Recuerdas tu primera fiesta de cumpleaños? Es bastante improbable, a menos que ésta haya sido cuando ya tenías unos años.

Seguramente no la recuerdes. Quizá la más antigua esté presente en tu memoria como fotografías, pinceladas de momentos difícilmente reconocibles..

No eres el único, casi nadie recuerda su primera fiesta de cumpleaños.

Entonces, ¿por qué tanto alboroto?

En México, las familias pueden organizar eventos equivalentes a una boda a escala para el primer año de vida del bebé: show infantil, comida, bolsas de dulces, alcohol... todo claro, en un salón de fiestas especial para ello.

¿Realmente esos eventos son para nuestros hijos? No, es algo así como un rito de iniciación-liberación-festejo que hacemos para nosotros mismos.

Muchas de las interacciones que tenemos que son aparentemente para nosotros, en realidad son para otras personas. Una vez que podemos ver para quién es, es mucho más fácil hacerlo bien.